CÓMO LLEVARSE TODOS LOS APLAUSOS

EL EXPERTO EN HABLAR EN PÚBLICO MICHAEL PORT NOS EXPLICA COMO CAUTIVAR A UNA AUDIENCIA

Se suele considerar que la habilidad para hablar en público es esencialmente para políticos o directores de empresa, o que está reservada para esas raras ocasiones en las que debemos dirigirnos a una audiencia numerosa (en una boda, por ejemplo). Y para la mayoría, el simple hecho de pensar en tener que dirigirnos a una audiencia nos hace temblar. Pero…¿y si te dijera que cada vez que entablas una conversación, por muy banal que sea, estás usando tu habilidad natural para hablar en público?

Eso se debe a que hablar en público se relaciona con una comunicación efectiva. Ya sea presentando tu negocio a un pequeño grupo de personas, charlando con un vecino, o hablando ante miles de personas, el objetivo siempre es conectar e involucrar a las personas en nuestra conversación, que es sin duda la clave del hablar en público. Nos sentamos con Michael Port, experto en hablar en público y autor de gran fama, para discutir el por qué es tan importante hablar en público hoy en día, y como podemos desarrollar nuestra habilidad y usarla para canalizar mejoras tanto en tu vida personal como en la profesional.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE DESARROLLAR LA HABILIDAD DE HABLAR EN PÚBLICO? ¿NOS PUEDES EXPLICAR UN POCO SOBRE EL ELEMENTO DE ACTUACIÓN QUE CONLLEVA EL COMUNICARSE CON LOS DEMÁS?

Warren Bufffet estaba dando clase en una escuela de negocios cuando dijo” Ahora mismo, pagaría 100.000$ por el 10{a0e788c0252d0d57de86e3e8e2a9204d54fce3d2669541ea3024a75771ba239f} de vuestras ganancias futuras de cualquiera de vosotros… o podríais incrementar vuestro valor en un 50{a0e788c0252d0d57de86e3e8e2a9204d54fce3d2669541ea3024a75771ba239f} simplemente aprendiendo aptitudes de comunicación. Si os interesa la segunda opción, esperadme después de clase y os pagaré 150.000$”. Warren Buffet estaba intentando dejar claro algo importante, que el hablar en público es una de las habilidades sociales más importantes a la hora de desarrollarse profesionalmente.

De hecho, va mucho más allá que el desarrollo profesional. La habilidad que tengas de hacer que la gente diga “sí” a lo que les digas, ya sea en tu vida profesional o en tu vida privada va a influir en tu calidad de vida. La habilidad más importante para poder influir a las personas es la de poder comunicar de tal manera que animes, inspires y excites a la gente para que te diga “sí”. Si nos paramos y lo pensamos, en todas las comunicaciones que realizamos en nuestro día a día, ya sea cuando hablas con tus hijos, tu mujer, vecinos, padres, colegas, tu jefe, un policía que te ha parado porque ibas demasiado rápido, en la mayoría de las ocasiones estás intentando que esas personas piensen de una manera diferente, sientan de una manera diferente o actúen de una manera diferente. Para eso, ¿qué puede ser más efectivo que poder comunicarse de una manera efectiva?

¿PUEDES DARNOS ALGÚN CONSEJO PRÁCTICO SOBRE QUÉ HAY QUE HACER O EVITAR CUANDO HABLEMOS EN PÚBLICO?

Te podría dar mil, pero enfoquémonos en los siguientes:

  • No mires para abajo. Uno de los hábitos más comunes cuando se habla en público es el de mirar hacia abajo cuando se piensa en qué decir en vez de conectar con la audiencia. Mirando hacia abajo, desconectas de la audiencia, creando una separación. Si creas esa desconexión frecuentemente, esas pequeñas desconexiones pueden llegar a distanciarte de la gente a la que estás intentando afectar.
  • No camines de un lado para otro. En una ocasión escuché a una persona que decía que para evitar moverse de un lado a otro cuando hablando en público, procedía a tensar sus nalgas, pero en mi opinión esa no es la mejor manera y no ayuda a relajar a nadie. Además, tu culo acabará exhausto. La razón por la que nos movemos arriba y abajo es que no hemos planificado nuestra puesta en escena para nuestra presentación. Cuando un actor trabaja con un director, sus movimientos en escena están calculados, so son falsos, pero están calculados. Saben hacia dónde van, cuándo van y por qué van. Si no lo saben, se quedan en el mismo lugar. Cuando trabajamos con principiantes, así como con estrellas de primera fila, frecuentemente les pedimos que se puntúen en diferentes aspectos. El campo en el que los dos grupos más bajo se puntuaban más bajo era el del movimiento y la posición  en el escenario .
  • Cuando estés explicando una historia, no hay necesidad de decirle a la audiencia que se le está explicando una historia. Dedícate a explicar la historia. Además, no hay ninguna necesidad de pedirles que te expliquen una historia. Cruza los dedos para que nadie en la audiencia te diga “No, mejor puedes hablar sobre X”. Solo explica la historia.
  • Toda interacción con la audiencia debe estar supeditada a la confianza que te ganes de la misma. Hay ocasiones en que los oradores dan por supuesto que la audiencia a la que se dirigen está dispuesta a participar de manera activa, pero se llevan una desagradable sorpresa cuando se les pide que hagan o digan una cosa cuando todavía no se ha ganado la confianza necesaria para recibir una respuesta positiva de la audiencia. Por ejemplo, recuerdo haber visto a un orador empezar su discurso diciendo: “que levanten la mano las personas que tengan deudas económicas”. Si eres Oprah Winfrey o Tony Robbins, puedes hacer lo que quieras. Porque te conocen. Pero si no eres una persona muy conocida, la más probable es que las personas que te están escuchando no sepan quién eres y no estén dispuestas a compartir contigo sus secretos más íntimos con desconocidos. Pedirles que hagan algo así puede ser contraproducente y hacer que estén a la defensiva contigo, lo que reduce drásticamente tu habilidad para conectar con ellos. Parte de nuestro trabajo como oradores o conferenciantes es destruir barreras, para que podamos establecer conexiones más profundas y fuertes con nuestras audiencias.
 HOY EN DÍA SE OYE MUCHO QUE ES MUY IMPORTANTE IR CON LA AUTENTICIDAD POR DELANTE. ¿QUÉ SIGNIFICA ESO?

Autenticidad se ha convertido en la palabra de moda, y a veces el consejo que se te da cuando te3 encuentras buscando por ayuda a la hora de hablar en público es que seas tu mismo. Sinceramente, quizás no sea el mejor consejo, ya que hay muchos aspectos diferentes de uno mismo. Tal como argumento en mi libro “Steal the show”, el papel que desarrollamos en una situación será diferente del papel que juguemos en otra. Por ejemplo, el papel que representas con un amigo de la universidad es diferente del que representarás en una llamada comercial en tu empresa. Además, hay ocasiones en las que simplemente no estamos de humor para dar una presentación que es necesaria en un momento en concreto. Así pues, si estás siendo tú mismo, ¿qué vas a hacer? ¿Dar una presentación diciendo: “No quiero estás aquí, de hecho estoy un poco enojado, deberíais haber comprado mi producto la primera vez que os lo presenté”? Por supuesto que no, Serías despedido de esa empresa antes de que pudieras decir “necesito ayuda para hablar en público”.

Así pues, al mismo tiempo, para llegar a ser lo que el público normalmente considera como “auténtico”, hemos de evitar crear un personaje que no sea fiel a quienes somos. Nunca debemos comportarnos de la manera que creemos que los otros esperan que nos comportemos si esa manera no es fiel a nuestros principios y a quienes realmente somos. Lo que queremos es magnificar lo mejor de nosotros mismos, las mejores partes de nuestra personalidad, e intentar superar algunos de los aspectos menos productivos de nuestra personalidad. Por ejemplo, si normalmente cuando hablas usas un tono pausado y monótono, el simple hecho de ser tú mismo en el escenario no será suficiente. Tendrás que intentar encontrar contrastes en tu voz, en tus patrones de discurso, ritmo, tonalidad, carácter físico, para llegar conectar mejor –  porque ese es tu trabajo en cualquier momento.

HABLAS MUCHO SOBRE CREAR TU PROPIA “MARCA DE IDENTIDAD PERSONAL” -¿PODRÍAS EXPLICAR UN POCO ESTE CONCEPTO A NUESTROS LECTORES?

Esto es algo que trato con detalle en el capítulo 3 de mi primer libro Book Yourself Solid. Ceo que hay dos componentes principales:

  • Tu declaración de “quién y qué hago” (a quién sirves y que les ayudas a hacer). Te ayudará a clarificarte a ti mismo y a los demás el resultado que les produces porque no saben si eres relevante para ellos profesionalmente a menos que ayudes a alguien como ellos a conseguir lo que quieren.
  • Tu declaración de “por qué lo haces” (lo que representas, por qué te levantas de la cama cada día para hacer lo que haces). Eso es lo que te empuja emocional y filosóficamente. Es mucho más importante, creo yo, que hacer que la gente se dé cuenta porque hay mucha gente que pueden ayudar a la misma gente que tú puedes ayudar a conseguir lo que quieren. Frecuentemente, los propietarios de empresas compiten precisamente en eso más que en establecer conexión emocional, filosófica y psicológica con los clientes en base a lo que ellos representan. La gente que está contratando quieren saber si tú ves el mundo de la misma manera que ellos lo ven.
¿Cuáles son los mejores consejos que puedes dar para conseguir ser agradable y para poder entenderse con los demás?

A todo el mundo le gustan las personas amigables. Es esencial ser amigable, pero también lo es ser real. No estoy diciendo que debas decirle a tu vecino que no te gusta su nuevo peinado. Cuando digo real me refiero a lo que hablamos cuando decimos autenticidad.

Además, si quieres agradar más a la gente, trabaja en tu empatía con los demás. Creo que es seguro decir que las mujeres, por lo general, son más empáticas que los hombres. Muchos hombres pueden seguir consejos que alguna mujer les dé al respecto.

Y para terminar, si quieres ser más agradable, enfócate en ser relevante. La gente relevante es popular; la gente popular recibe la mayor atención; la gente que recibe más atención, triunfa en los negocios. Si pudiera cambiar una palabra del diccionario, cambiaría “marketing” por “relevancia”, porque si quieres que la gente te preste atención (gustarles), debes enfocarte en ser todo lo relevante que puedas.