¿CUÁL ES EL ESTADO DE TU UNIÓN?

¿Cuál es el estado de tu unión?


¿Cuántas veces oyes a alguien decir que se sienten dados por sentado por su pareja? ¿Has experimentado esa sensación tú mismo? ¿Por qué tratamos de forma distinta a nuestra pareja a medida que el tiempo pasa? ¿Y en qué afecta eso a la calidad de las relaciones?

Al principio de una relación, tenemos tendencia a fijarnos en lo maravillosa que es nuestra pareja. Todo es nuevo y excitante. Le contamos a todos lo bien que van las cosas. Y que tomaremos grandes medidas para que nuestra pareja se sienta especial e importante. Pero de repente – cuando ya han pasado seis meses, seis años o hasta sesenta – llegamos a un punto en que las cosas se convierten en sensaciones familiares y perdemos esa emoción, esa pasión y energía.

Así que, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo mantenemos esa increíble sensación de pasión por nuestra pareja?

Libérate de tus normas

Al principio de una relación no imponemos normas a nuestra pareja. Pero a medida que pasa el tiempo empezamos a construir creencias sobre cómo nuestra pareja debería actuar, pensar o sentirse. Esperamos cosas de ellos que nunca esperaríamos de nadie más. Y cuando no se cumplen nuestras expectativas retenemos nuestro amor incondicional, o aun peor, los tratamos con desprecio.

Considera a un hombre, por ejemplo, uno que tenga amor incondicional por sus nietos. En sus ojos, no pueden hacer nada mal. Es puro amor, pura alegría. Y le llena de una manera que nada más puede. Ahora, ¿por qué no tiene ese amor para su pareja, la que verdaderamente lo necesita de el más que nadie? ¿Por qué hay reglas diferentes en juego?

Si quieres revivir el romance, da un paso atrás y pregúntate: “¿qué aprecias de tu pareja? ¿Qué hace que él o ella sea la persona más importante en tu vida?” Libérate de tus normas y empieza a centrar tu atención hacia querer a tu pareja por quien es – porque eso es con lo que te enamoraste. Sal de tu mente y entra a tu corazón. Deja de vivir de un lugar de expectaciones creadas y empieza a vivir en el momento, compartiendo el amor que tienes hacia tu pareja.

Aprecia el masculino y el femenino

 Demasiado a menudo, intentamos convertir a nuestra pareja exactamente como nosotros – y esperamos que ellos se comuniquen de vuelta, se comporten y piensen como nosotros.  Cuando se desvían de esas expectaciones, la frustración crece en nosotros y podemos estar resentidos. Pero que si empezamos a ver nuestras diferencias como un regalo?

Un hombre masculino, por ejemplo, se puede frustrar por lo emocional que una mujer femenina puede ser. Y el querrá que ella sea mas lógica, como es el. Pero si ella fuera mas lógica, el contraste seria menor. Así cambiando la perspectiva del hombre a una de apreciación, el puede ver que la dinámica femenina es perfecta para complementar la base masculina.  Y que las cosas que potencialmente le podrían frustrar y enfadar van a empezar a excitarle y animarle.

Aprecia las complejidades del masculino y la energía del femenino.  Como el masculino se basa mas en la dirección y la misión, el femenino es mas de la conexión y emoción. Igual que el masculino quiere ser apreciado, el femenino quiere ser entendido. Y son estas diferencias las que crean pasión – esa chispa que os lleva aun mas cerca.  Haciendo estas decisiones para cambiar tu perspectiva hacia la apreciación , no solamente veras a tu pareja en una nueva luz, aprenderás a como conectar con el/ella en un nivel mas profundo.

Entra en estado

 El siguiente paso es empezar a sacar recursos del estado que tu traes a tu relación.

Cuando hay dos personas en una relación que están en estado bello. – están excitados el uno del otro, excitados sobre la vida, cuidando de sus cuerpos y están llenos de energía – que tipo de relación crees que crean? Estarán en una relación de estado pico, cerca de cualquier cosa con amor, pasión y alegría: tratando-se entre ellos con respeto y reverencia.

Ahora que si hay dos personas en buen estado? Que tipo de relación crees que sale de eso? Si dices “buena” – estas en lo correcto. Pero bien es el enemigo de genial. Porque tendrías una relación “buena” cuando puedes tener una impresionante?

Ahora considera a dos personas en estados negativos. Aun que se quieran, cuando dos personas están en una relación experimentando stress, frustración o depresión – van a decir y hacer cosas de las que se arrepentirán. Hablaran de su pareja de formas hirientes. Habrá poca pasión, poca alegría. Y a medida que pasa el tiempo eso acaba destruyendo la relación.

 

Rompiendo el estado negativo

 Claro, la vida no es siempre ideal. Las dos personas en la relación no siempre estarán en un estado bello.  Pueden haber momentos en los que ambas personas no estén en un buen estado. Pero después se convierte imperativo aprender a como romper el mal estado y así poder estar allí pera nuestra pareja en la mejor manera posible

Cuando ves que la conversación esta siendo llevada por un mal estado, o tienes la sensación de que se pone tensa, haz la decisión consciente de cambiar tu estado. Da una caminata. Tomate una ducha. Come un aperitivo nutritivo. Bebe un poco de agua. Date un baño. Haz algo para cambiar tu fisiología. Porque, como dice Tony, si haces un cambio radical en tu fisiología – tu respiración, tu movimiento, tus expresiones faciales, tus cualidades vocales – instantáneamente  cambiaras tu estado emocional.

La otra manera de cambiar tu estado es cambiar tu enfoque. Como dice Tony “donde va la atención, fluye la energía.” Así que da un paso atrás y evalúa como estas llevando la relación. Como estas tratando a tu pareja? Como le estas haciendo sentir? Cambia tu enfoque a el amor, amabilidad y compasión — la atención que tenias al principio de la relación – y mira como puedes cambiar tu estado.

Recuerda, “amor no es solo un sustantivo, es un verbo, que quiere decir que necesita acción. Si quieres mantener el amor y la pasión en tu relación, esto requiere esfuerzo concentrado. Cuando olvidamos  como apreciar el uno a el otro  y como realmente estar presente para nuestra pareja nos arriesgamos a hacer daños irreparables conforme pasa el tiempo. Hasta las heridas mas pequeñas tendrán dificultad en repararse sin amor y compasión. Así que haz decisiones para estar presente para tu pareja, de la manera que hiciste al principio. Y veras que cuando aprendes a como hacerlo – no habrá un final.