¡Recompénsate!

¡Recompénsate!

¡RECOMPÉNSATE!

Celebra cada uno de tus logros

Es muy importante que te recompenses a ti mismo, y a tu equipo, en cuanto se complete una tasca clave o se logre un objetivo marcado con anterioridad. ¿Por qué? Al recompensarte en ese momento, tu cerebro genera emociones positivas, creando el entendimiento de que tus esfuerzos tienen como resultado una recompensa positiva. Si se hace esto continuamente, tu cerebro empezará a relacionar placer con conseguir un objetivo o tasca para avanzar hacia el futuro. Tal como dice Tony: “¡Solo puedes construir sobre tu éxito!”

Ejercicio: Al final de cada día, escribe tus tres principales logros del día sin importar si son grandes o pequeños logros. Y en cuanto consigas un logro clave, celébralo. Incluso una pequeña recompensa puede ser un gran motivador – puede ser un pequeño descanso para tomar un café, un paseo alrededor del bloque de apartamentos o unas mini-vacaciones. Recompensándote por victorias, grandes o pequeñas, ¡puede marcar la diferencia!