Vigila tu tono

Vigila tu tono

VIGILA TU TONO

No es lo que dices, sino cómo lo dices.

En su libro “The Relationship Cure”, el doctor Grottman nos dice que cuando se refiere a evaluar lo que le están diciendo sus compañeros, solo el 7% del significado del mensaje viene de las palabras, mientras que el 38% viene del tono de voz y de los patrones del discurso. Palabras que en ciertas situaciones son neutras, se pueden convertir en incendiarias si se dicen con un tono de voz sarcástico, humillante o despectivo, haciendo que la persona que las escucha se pueda sentir herido y humillado.

Siempre se ha sabido que el tono de voz es una parte muy importante de una comunicación clara, pero, ¿cuál es la importancia real de la inflexión vocal, el volumen o el tono para tener una buena relación? Según un estudio publicado hace poco que examinaba cientos de conversaciones de un centenar de parejas mientras se encontraban en sesiones de terapia de parejas- el tono de voz que uses puede determinar si vas a tener o no una vida de casado exitosa.

LOS RESULTADOS

A lo largo de dos años, los investigadores de la Universidad de Southern California grabaron cientos de conversaciones mantenidas por personas en sesiones de terapia de pareja. Después, analizaron esas grabaciones prestando especial atención a cosas como el tono, la intensidad o incluso cambios repentinos en el tono que pueden indicar momentos de intensidad emocional. También centraron su atención en el efecto que el tono de voz usado por una de las personas en la comunicación tenía sobre la otra.

“No se trata solo del estudio de tus emociones. Se trata de estudiar el impacto que tiene en tus emociones lo que tu pareja está diciendo.”            

Para comparar los datos obtenidos, un grupo distinto de especialistas analizó el comportamiento de las parejas, prestando especial atención a cualidades positivas como “la aprobación” o a cualidades negativas como “el culpar”. Los investigadores pasaron entonces cinco años haciendo un seguimiento a esas parejas para determinar si había algún cambio en su relación.

Los investigadores llegaron a una conclusión que confirmaba algo que muchos de nosotros podemos saber intuitivamente – que la comunicación no se trata solo de lo que dices, sino también de cómo lo dices. Y los datos mostraron que estudiando las voces de las parejas en lugar de su comportamiento ayudaba a predecir mejor una posible mejora o empeoramiento eventual en su relación.

“Tanto psicólogos como investigadores han sabido por mucho tiempo que la manera en que parejas hablan y discuten sobre problemas tiene un efecto directo en la salud de la relación, pudiendo influir para que sea una relación positiva o una dañina. A pesar del conocimiento de ese hecho desde hace tiempo, la falta de herramientas fiables que puedan ser usadas para medir elementos importantes en esas conversaciones ha sido una barrera insalvable para que haya un uso clínico generalizado. Estos descubrimientos representan un paso de gigante adelante para conseguir una medición objetiva del comportamiento que sea práctico y viable para terapeutas de pareja” dijo el colaborador Brian Baucom de la universidad de Utah.

¿Qué transmite tu tono de voz?

Aunque puede que no haya una manera fácil de grabar tus conversaciones para después analizar el tono, puede que seas más consciente de la manera en la que hablas a tu pareja. Considera los siguientes aspectos de tu voz:

TONO

El tono es lo alto o bajo que tu voz va. Un tono demasiado alto puede denotar inmadurez o una actitud defensiva. Y si terminas una frase usando un tono más alto que el resto de la oración, puede que suene más como una pregunta que como una afirmación, creando duda en tu pareja.

RITMO

¿A qué velocidad hablas cuando tú y tu pareja os encontráis en medio de una discusión? Sé consciente de tu ritmo. Cuando aminoras la velocidad del discurso, puedes ayudar a tu pareja a que entienda lo que dices y a que les sea más fácil que interioricen tu mensaje. Pero si vas demasiado lento, se puede interpretar como degradante y ofensivo. Para que tu mensaje sea entendido, intenta centrarte en la expresión y en transmitir tu mensaje lo más claro que puedas, hablando a un ritmo estable.

VOLUMEN

Esto no debería ser necesario ni mencionarlo- gritar a tu pareja no creará nada más que o tu pareja te grite a ti o que se retire de la conversación. Mejor sería que, si quieres poner énfasis en alguna cosa, intenta ralentizando el ritmo. Haz pausas para remarcar puntos importantes o para dar tiempo a que tu pareja interiorice lo que acabas de decir.

TIMBRE

El timbre es la calidad emocional de tu voz- la actitud que aportas a lo que dices. Tu pareja lo usará para construir su comprensión de lo que estás diciendo. Intenta practicar cómo gestionar tu voz y tomar notas de cómo suenas (frustrado, con prisa, feliz, triste) y también intentar ser más consciente de como tu actitud se filtra a través de tu voz.