CÓMO MANTENER LA "CHISPA" EN TU RELACIÓN

6 MANERAS DE CULTIVAR Y MANTENER LA PASIÓN

CÓMO MANTENER LA CHISPA VIVA


“Las relaciones a distancia nunca funcionan.”
“Hay una crisis en el matrimonio hacia los 7 años.”
“Los niños siempre matan el amor en la pareja.”
“No se puede tener amor y una carrera exitosa. Has de escoger uno.”

Uno de los mitos más comunes sobre las relaciones a largo plazo es que la pasión existe solo durante el principio de una relación. Nos referimos a las mariposas en el estómago, esa excitación, esa chispa. Pero esa chispa se oscurecerá y calmara y hasta puede que llegue a desaparecer.

¿Os suena?

por qué desaparece “la chispa”

Cada pareja puede dar innumerables razones por las que se apaga el fuego de su pasión. Normalmente estas razones están relacionadas con la falta de tiempo que pasar juntos en pareja. Puede ser por la distancia, horarios de trabajo incompatibles o simplemente los hijos y sus necesidades. Lo que en principio puede ser un estado temporal se convierte inconscientemente en un hábito. La excusa se convierte en “mañana” o “la próxima semana” o “cuando las cosas estén más asentadas”.

Menos tiempo juntos lleva inexorablemente a una falta de intimidad, que se manifiesta asimismo en una falta de atracción. La falta de atracción a su vez conlleva una disminución de la comunicación entre la pareja, empezando así un círculo de negatividad que se convierte en frustración y alejamiento.

Mantener la chispa de la pasión viva es posible. Pero es necesario mucho más que tener un par de citas románticas para conseguir un cambio real y duradero en la relación.

6 MANERAS PARA MANTENER EL FUEGO DE LA PASIÓN PRENDIDO

  1. CREA

Has de crear lo que quieres, no solo perseguirlo. Para ser una buena pareja, has de estar en forma emocionalmente y al mismo tiempo ser capaz de  cambiar fácilmente y pasar de querer alguna cosa a hacer alguna cosa. Recuerda el principio de tu relación: hacías lo que hiciera falta para que esa persona estuviera feliz. ¿Qué estás dispuesto a hacer ahora?

  1. HABLA CON TU PAREJA

Has de intentar tener cinco veces más conversaciones positivas que negativas para que una relación sea una buena relación, especialmente si se quiere una relación íntima. Es fácil ver el impacto negativo de la gente que se siente cortada y dejada de lado en la esfera íntima de su pareja. Hablar no significa solo hablar unos minutos antes de irse a dormir. Significa hacer planes para el futuro, entender el lenguaje de amor de tu pareja y descifrar lo que está en su mente.

  1. CRECE

Lo que nos atrae de los demás no es más que otra parte de nosotros mismos que no estamos activando. Y entonces nos sentimos resentidos cuando esas cualidades son tapadas o reprimidas en la otra persona, que se manifiesta como frustración en la pareja. El crecimiento se produce cuando nos salimos de nuestra zona de comodidad, así que id a hacer alguna cosa nueva juntos.

  1. PLANEA SORPRESAS

Puede que parezca una contradicción, pero planear la espontaneidad puede marcar una gran diferencia entre la pareja. Una de nuestras favoritas es planear una cita sorpresa: reserva tiempo en la agenda de tu pareja pero no le digas para qué será o qué haréis. Entonces pasad un rato de calidad haciendo algo que los dos disfrutéis, ya sea salir a tomar una copa o una cena, al teatro, ver una película, dar un largo paseo, o una escapada de fin de semana…Tu pareja verá que te preocupas lo suficiente como para dedicarles tiempo y recordarás las razones por las que te embarcaste en esta relación al principio.

  1. DEJA DE VIVIR VIEJAS HISTORIAS

El momento en el que te encuentras es el único que es real. No intentes filtrar a tu pareja con alguna historia pasada. Lo pasado, pasado está. En su lugar, piensa qué hará que esa persona se sienta amada y vista. Y acto seguido, hazlo. Si no estás seguro o segura, ¡Pregunta!

  1. DA

El dar le muestra a tu pareja que la estás considerando una prioridad. Recuerda, si no contribuyes con algo, no recibes nada. Si no recibes nada, es probable que te sientas insignificante y no amado. Lo que debes hacer es pensar sobre lo que le puedes dar a tu pareja para que se sienta realizado/a, y que entienda que es tu prioridad principal. Ve más allá de lo que espera tu pareja y os convertiréis en los fans número 1 del otro respectivamente.

Crea sorpresas, no bloqueos. ¿Alguna manera todavía más fácil de hacer que una relación siga viva? Haz lo que hacías al principio de la relación y tu relación no tendrá final.

 

¿Cuál es el estado de tu unión?

¿CUÁL ES EL ESTADO DE TU UNIÓN?

¿Cuál es el estado de tu unión?


¿Cuántas veces oyes a alguien decir que se sienten dados por sentado por su pareja? ¿Has experimentado esa sensación tú mismo? ¿Por qué tratamos de forma distinta a nuestra pareja a medida que el tiempo pasa? ¿Y en qué afecta eso a la calidad de las relaciones?

Al principio de una relación, tenemos tendencia a fijarnos en lo maravillosa que es nuestra pareja. Todo es nuevo y excitante. Le contamos a todos lo bien que van las cosas. Y que tomaremos grandes medidas para que nuestra pareja se sienta especial e importante. Pero de repente – cuando ya han pasado seis meses, seis años o hasta sesenta – llegamos a un punto en que las cosas se convierten en sensaciones familiares y perdemos esa emoción, esa pasión y energía.

Así que, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo mantenemos esa increíble sensación de pasión por nuestra pareja?

Libérate de tus normas

Al principio de una relación no imponemos normas a nuestra pareja. Pero a medida que pasa el tiempo empezamos a construir creencias sobre cómo nuestra pareja debería actuar, pensar o sentirse. Esperamos cosas de ellos que nunca esperaríamos de nadie más. Y cuando no se cumplen nuestras expectativas retenemos nuestro amor incondicional, o aun peor, los tratamos con desprecio.

Considera a un hombre, por ejemplo, uno que tenga amor incondicional por sus nietos. En sus ojos, no pueden hacer nada mal. Es puro amor, pura alegría. Y le llena de una manera que nada más puede. Ahora, ¿por qué no tiene ese amor para su pareja, la que verdaderamente lo necesita de el más que nadie? ¿Por qué hay reglas diferentes en juego?

Si quieres revivir el romance, da un paso atrás y pregúntate: “¿qué aprecias de tu pareja? ¿Qué hace que él o ella sea la persona más importante en tu vida?” Libérate de tus normas y empieza a centrar tu atención hacia querer a tu pareja por quien es – porque eso es con lo que te enamoraste. Sal de tu mente y entra a tu corazón. Deja de vivir de un lugar de expectaciones creadas y empieza a vivir en el momento, compartiendo el amor que tienes hacia tu pareja.

Aprecia el masculino y el femenino

 Demasiado a menudo, intentamos convertir a nuestra pareja exactamente como nosotros – y esperamos que ellos se comuniquen de vuelta, se comporten y piensen como nosotros.  Cuando se desvían de esas expectaciones, la frustración crece en nosotros y podemos estar resentidos. Pero que si empezamos a ver nuestras diferencias como un regalo?

Un hombre masculino, por ejemplo, se puede frustrar por lo emocional que una mujer femenina puede ser. Y el querrá que ella sea mas lógica, como es el. Pero si ella fuera mas lógica, el contraste seria menor. Así cambiando la perspectiva del hombre a una de apreciación, el puede ver que la dinámica femenina es perfecta para complementar la base masculina.  Y que las cosas que potencialmente le podrían frustrar y enfadar van a empezar a excitarle y animarle.

Aprecia las complejidades del masculino y la energía del femenino.  Como el masculino se basa mas en la dirección y la misión, el femenino es mas de la conexión y emoción. Igual que el masculino quiere ser apreciado, el femenino quiere ser entendido. Y son estas diferencias las que crean pasión – esa chispa que os lleva aun mas cerca.  Haciendo estas decisiones para cambiar tu perspectiva hacia la apreciación , no solamente veras a tu pareja en una nueva luz, aprenderás a como conectar con el/ella en un nivel mas profundo.

Entra en estado

 El siguiente paso es empezar a sacar recursos del estado que tu traes a tu relación.

Cuando hay dos personas en una relación que están en estado bello. – están excitados el uno del otro, excitados sobre la vida, cuidando de sus cuerpos y están llenos de energía – que tipo de relación crees que crean? Estarán en una relación de estado pico, cerca de cualquier cosa con amor, pasión y alegría: tratando-se entre ellos con respeto y reverencia.

Ahora que si hay dos personas en buen estado? Que tipo de relación crees que sale de eso? Si dices “buena” – estas en lo correcto. Pero bien es el enemigo de genial. Porque tendrías una relación “buena” cuando puedes tener una impresionante?

Ahora considera a dos personas en estados negativos. Aun que se quieran, cuando dos personas están en una relación experimentando stress, frustración o depresión – van a decir y hacer cosas de las que se arrepentirán. Hablaran de su pareja de formas hirientes. Habrá poca pasión, poca alegría. Y a medida que pasa el tiempo eso acaba destruyendo la relación.

 

Rompiendo el estado negativo

 Claro, la vida no es siempre ideal. Las dos personas en la relación no siempre estarán en un estado bello.  Pueden haber momentos en los que ambas personas no estén en un buen estado. Pero después se convierte imperativo aprender a como romper el mal estado y así poder estar allí pera nuestra pareja en la mejor manera posible

Cuando ves que la conversación esta siendo llevada por un mal estado, o tienes la sensación de que se pone tensa, haz la decisión consciente de cambiar tu estado. Da una caminata. Tomate una ducha. Come un aperitivo nutritivo. Bebe un poco de agua. Date un baño. Haz algo para cambiar tu fisiología. Porque, como dice Tony, si haces un cambio radical en tu fisiología – tu respiración, tu movimiento, tus expresiones faciales, tus cualidades vocales – instantáneamente  cambiaras tu estado emocional.

La otra manera de cambiar tu estado es cambiar tu enfoque. Como dice Tony “donde va la atención, fluye la energía.” Así que da un paso atrás y evalúa como estas llevando la relación. Como estas tratando a tu pareja? Como le estas haciendo sentir? Cambia tu enfoque a el amor, amabilidad y compasión — la atención que tenias al principio de la relación – y mira como puedes cambiar tu estado.

Recuerda, “amor no es solo un sustantivo, es un verbo, que quiere decir que necesita acción. Si quieres mantener el amor y la pasión en tu relación, esto requiere esfuerzo concentrado. Cuando olvidamos  como apreciar el uno a el otro  y como realmente estar presente para nuestra pareja nos arriesgamos a hacer daños irreparables conforme pasa el tiempo. Hasta las heridas mas pequeñas tendrán dificultad en repararse sin amor y compasión. Así que haz decisiones para estar presente para tu pareja, de la manera que hiciste al principio. Y veras que cuando aprendes a como hacerlo – no habrá un final.

Vigila tu tono

Vigila tu tono

VIGILA TU TONO

No es lo que dices, sino cómo lo dices.

En su libro “The Relationship Cure”, el doctor Grottman nos dice que cuando se refiere a evaluar lo que le están diciendo sus compañeros, solo el 7% del significado del mensaje viene de las palabras, mientras que el 38% viene del tono de voz y de los patrones del discurso. Palabras que en ciertas situaciones son neutras, se pueden convertir en incendiarias si se dicen con un tono de voz sarcástico, humillante o despectivo, haciendo que la persona que las escucha se pueda sentir herido y humillado.

Siempre se ha sabido que el tono de voz es una parte muy importante de una comunicación clara, pero, ¿cuál es la importancia real de la inflexión vocal, el volumen o el tono para tener una buena relación? Según un estudio publicado hace poco que examinaba cientos de conversaciones de un centenar de parejas mientras se encontraban en sesiones de terapia de parejas- el tono de voz que uses puede determinar si vas a tener o no una vida de casado exitosa.

LOS RESULTADOS

A lo largo de dos años, los investigadores de la Universidad de Southern California grabaron cientos de conversaciones mantenidas por personas en sesiones de terapia de pareja. Después, analizaron esas grabaciones prestando especial atención a cosas como el tono, la intensidad o incluso cambios repentinos en el tono que pueden indicar momentos de intensidad emocional. También centraron su atención en el efecto que el tono de voz usado por una de las personas en la comunicación tenía sobre la otra.

“No se trata solo del estudio de tus emociones. Se trata de estudiar el impacto que tiene en tus emociones lo que tu pareja está diciendo.”            

Para comparar los datos obtenidos, un grupo distinto de especialistas analizó el comportamiento de las parejas, prestando especial atención a cualidades positivas como “la aprobación” o a cualidades negativas como “el culpar”. Los investigadores pasaron entonces cinco años haciendo un seguimiento a esas parejas para determinar si había algún cambio en su relación.

Los investigadores llegaron a una conclusión que confirmaba algo que muchos de nosotros podemos saber intuitivamente – que la comunicación no se trata solo de lo que dices, sino también de cómo lo dices. Y los datos mostraron que estudiando las voces de las parejas en lugar de su comportamiento ayudaba a predecir mejor una posible mejora o empeoramiento eventual en su relación.

“Tanto psicólogos como investigadores han sabido por mucho tiempo que la manera en que parejas hablan y discuten sobre problemas tiene un efecto directo en la salud de la relación, pudiendo influir para que sea una relación positiva o una dañina. A pesar del conocimiento de ese hecho desde hace tiempo, la falta de herramientas fiables que puedan ser usadas para medir elementos importantes en esas conversaciones ha sido una barrera insalvable para que haya un uso clínico generalizado. Estos descubrimientos representan un paso de gigante adelante para conseguir una medición objetiva del comportamiento que sea práctico y viable para terapeutas de pareja” dijo el colaborador Brian Baucom de la universidad de Utah.

¿Qué transmite tu tono de voz?

Aunque puede que no haya una manera fácil de grabar tus conversaciones para después analizar el tono, puede que seas más consciente de la manera en la que hablas a tu pareja. Considera los siguientes aspectos de tu voz:

TONO

El tono es lo alto o bajo que tu voz va. Un tono demasiado alto puede denotar inmadurez o una actitud defensiva. Y si terminas una frase usando un tono más alto que el resto de la oración, puede que suene más como una pregunta que como una afirmación, creando duda en tu pareja.

RITMO

¿A qué velocidad hablas cuando tú y tu pareja os encontráis en medio de una discusión? Sé consciente de tu ritmo. Cuando aminoras la velocidad del discurso, puedes ayudar a tu pareja a que entienda lo que dices y a que les sea más fácil que interioricen tu mensaje. Pero si vas demasiado lento, se puede interpretar como degradante y ofensivo. Para que tu mensaje sea entendido, intenta centrarte en la expresión y en transmitir tu mensaje lo más claro que puedas, hablando a un ritmo estable.

VOLUMEN

Esto no debería ser necesario ni mencionarlo- gritar a tu pareja no creará nada más que o tu pareja te grite a ti o que se retire de la conversación. Mejor sería que, si quieres poner énfasis en alguna cosa, intenta ralentizando el ritmo. Haz pausas para remarcar puntos importantes o para dar tiempo a que tu pareja interiorice lo que acabas de decir.

TIMBRE

El timbre es la calidad emocional de tu voz- la actitud que aportas a lo que dices. Tu pareja lo usará para construir su comprensión de lo que estás diciendo. Intenta practicar cómo gestionar tu voz y tomar notas de cómo suenas (frustrado, con prisa, feliz, triste) y también intentar ser más consciente de como tu actitud se filtra a través de tu voz.