7 VERBOS QUE MODELAN EL MODO EN QUE AMAS

ESTHER PEREL HABLA SOBRE EL LENGUAJE FUNDAMENTAL DE LAS RELACIONES


Este artículo fue escrito para el Blog de Tony Robbins por la reconocida terapeuta de parejas Esther Perel.

Hace unas semanas tuve el honor de sentarme con mi amigo Tony Robbins para hablar sobre mi nuevo libro, The State of Affairs (El título es un juego de palabras, El estado del asunto / de las aventuras amorosas). Tony y yo hemos trabajado juntos desde 2004 y ambos estamos convencidos de que la calidad de nuestras relaciones determina la calidad de nuestras vidas, así que sabíamos que nos lo íbamos a pasar bien, pero nos lo pasamos tan bien que nos sorprendimos nosotros mismos. Estuvimos hablando por más de dos horas.

Tony convirtió nuestra conversación en un podcast que os recomiendo que escuchéis aquí (en inglés).

Tratamos un gran abanico de cuestiones vinculadas con las relaciones que le quitan el sueño a mucha gente tales como: “¿Por qué las relaciones son diferentes hoy en día? ¿Por qué parece el amor moderno tan duro? ¿Cómo podemos mantener la pasión viva? ¿por qué pone la gente los cuernos a su pareja, incluso los que se encuentran en una relación feliz? ¿Cómo se puede evitar una aventura amorosa? ¿Se puede recuperar la confianza cuando esa confianza se ha roto? ¿Qué podemos aprender de la infidelidad? ¿Cómo podemos convertir una crisis en una oportunidad? ¿Qué opinión les merece a los franceses la infidelidad? Y quizás la pregunta más importante de todas: “¿Dónde aprendemos a amar y cómo?”

Este es una de mis preguntas favoritas.

Siendo una persona que habla nueve idiomas, he aprendido la importancia de la práctica de los verbos básicos. Se trata de los primeros verbos que aprendemos para hablar y frecuentemente son también los primeros que aprendemos para amar. Los siete verbos a los que quisiera prestar especial atención son:

  • Preguntar
  • Agarrar
  • Recibir
  • Dar
  • Compartir
  • Rehusar
  • Jugar/Imaginar

Cuando aprendimos estos verbos de niños, algunos se reforzaron y otros se debilitaron. Los incorporamos en los pilares de nuestros mecanismos de defensa y nuestras estrategias de supervivencia; nuestras fortalezas y debilidades. Esta historia emocional se explica también en el carácter físico del sexo. Es por eso que frecuentemente digo: “dime cómo fuiste amada (como niño), y te diré cómo haces el amor (como adulto). Todos estos verbos se usan cuando nos enfrontamos a los retos diarios del amor moderno – y cuando nos enfrentamos con el inmemorial tabú de la infidelidad.

Escribí “The State of Affairs” porque necesitamos un nuevo vocabulario y nuevas herramientas para hablar de algo que afecta al 80% de las personas (como los niños, el amigo/a, los hijos o el tercero/a que completa el triángulo). Necesitamos nuevas respuestas a preguntas como: “¿Cómo me puedo recuperar después de una aventura?” y “¿Cómo puedo tener un matrimonio a prueba de infidelidades?” porque las respuestas ahora mismo no son adecuadas: la infidelidad es una de las principales razones causantes del divorcio en los EEUU, y el índice de infidelidades sigue creciendo.

Y, ¿por qué sigo hablando sobre verbos?  Porque la mejor manera de blindar un matrimonio contra infidelidades es crear una relación robusta que incorpore todas las partes de ti mismo – y esta es también una de las etapas de recuperación tras una aventura amorosa. Mucha gente se desvía no por tener una pareja distinta, sino porque están buscando otra versión de ellos/as mismos/as: uno que recuerde cómo jugar, tomar, dar o recibir. Trabajar estos verbos no es la única solución, pero es un paso importante en la dirección adecuada.

Hacemos mejor lo que hacemos, somos lo que repetimos. Así que, si quieres reforzar alguno de tus verbos haz lo que Tony sugiere en el podcast, “Elige uno y enfócate en él.” Masajéalo, dale cariño y dedícale esfuerzo. Crea ese músculo. Y pregúntate: ¿Cuál es el verbo que requiere más estiramientos para ti? ¿Cuál es el más fácil? ¿Y qué verbo necesitas practicar ahora?

Y después de haber hecho eso durante un tiempo, vuelve aquí para tener más conversaciones sobre relaciones y el futuro del amor moderno. Tenemos mucho más de que hablar, incluyendo más modos para trabajar en Reavivar el deseo y crear la resistencia de una relación. Acabamos de empezar.