4 “SUPER ALIMENTOS” QUE TE PUEDEN SANAR

PLANTAS QUE PREVIENEN ENFERMEDADES Y MEJORAN TU SALUD

¿Te has encontrado alguna vez viendo la televisión y cuando se ha interrumpido el programa para las cuñas publicitarias te has dado cuenta de que la mayoría son de medicamentos? El colesterol alto, la tensión arterial, diabetes, artritis – parece que cualquier dolencia o enfermedad tiene una infinidad de medicamentos alineados para curarte. Aunque si prestas atención a la interminable lista de efectos secundarios que aparecen al final del anuncio, parece evidente de que es un trato con el diablo.

¿Y si pudiéramos ocuparnos de nuestros males de un modo más natural? ¿Y si existiera un modo más naturista, que no proviniera de un laboratorio, sino de la Tierra? Sea como sea, el 70% de las 3,000 plantas que el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos identificó como activas contra las células cancerígenas provienen de la selva tropical. Y aproximadamente 7,000 compuestos médicos prescritos por los doctores de occidente son directamente derivados de plantas. Siendo así, sería lógico que existiera una forma más natural de abordar la salud.

Esto no intenta de ninguna manera desacreditar a la medicina occidental. Hay innumerables avances técnicos y farmacológicos que han sido inestimables, ayudando a mejorar y a salvar incontables vidas. Lo que si que intenta, es clarificar modos en los que podemos incorporar algunas plantas en nuestras vidas para mejorar nuestra salud y a su vez nuestra calidad de vida.

Es probable que de hecho estés haciendo ya más de lo que eres consciente. Cada vez que consumes frutas y verduras, estás alimentando tu cuerpo con vitaminas y nutrientes que te proporcionan energía, ayudan a mantener a raya las enfermedades y tienen numerosos efectos beneficiosos. Puede que incluso estés realizando un esfuerzo consciente al incluir en tu dieta de manera regular algunos “súper alimentos” que son bien conocidos, como el açaí, los arándanos, la quinoa o la col rizada. Pero si lo que quieres es llevar tu salud al siguiente nivel, te hemos preparado una lista con 4 alimentos que son auténticas fábricas de vitaminas y nutrientes – que ayudan a tu cuerpo a obtener más resistencia física, a luchar contra las enfermedades, reducir las inflamaciones, mejorar tu salud intestinal e incluso a reforzar tu sistema cardiovascular.

FRAMBUESA NEGRA

Seguro que has comido, o al menos has oído hablar de la frambuesa, pero ¿has oído hablar de su prima, la frambuesa negra? Las frambuesas negras contienen los mismos compuestos y anti oxidantes con cualidades beneficiosas como contienen otros tipos de bayas (que se ha demostrado ayudan a combatir el cáncer, enfermedades coronarias, apoplejía y posiblemente Alzheimer), pero lo que las distingue del resto de bayas es que además de contener las mismas sustancias que el resto, contienen también un contenido excepcionalmente alto de antocianina.

La antocianina es la sustancia que proporciona a las bayas ese color tan intenso y sus propiedades de protección vascular. Varios estudios han relacionado la antocianina con la mejora de funciones cognitivas, salud cardiovascular, retentiva del cerebro, prevención del cáncer y reducción del colesterol.

Las frambuesas negras también funcionan como inhibidoras de la Ciclooxigenasa, realizando así la misma función que muchos de los anti inflamatorios más comunes que podemos adquirir en las farmacias, tales como el Ibuprofeno o el Naproxen. Pero las propiedades anti-inflamatorias de esta baya no se limitan solo a reducir la inflamación en las articulaciones. Un estudio realizado en 2012 mostró que tras solo 10 días de consumo de frambuesas negras se podía apreciar una disminución en la inflamación del tejido colorrectal.

FRUTA NONI

También conocida como la Mora India, la fruta noni se ha conocido desde hace miles de años. En el sur del Mar Pacífico, la fruta se ha usado desde hace mucho para tratar casi todas las enfermedades imaginables. Pero en la última década, ha ganado popularidad como una medicina alternativa – ayudando a reducir el colesterol, a reducir inflamaciones, aumentar la salud gastrointestinal e incluso a ayudar en la lucha contra el cáncer.

Si tienes articulaciones que te produzcan dolor, o si padeces de artritis, puede que noni te ayude a aliviar el dolor. Varios estudios muestran que el puré de noni ayuda a reducir la sensitividad al dolor, y que puede incluso ayudar a disminuir el dolor en las articulaciones y en la destrucción de las articulaciones causada por la artritis.

Además, el noni está repleto también de gran cantidad de nutrientes que inhiben la aparición y el crecimiento de las células cancerígenas – como por ejemplo las antraquinonas, los compuestos glucósidos, el limoneno, óxido nítrico, fitonutrientes, polisacáridos y fibra soluble e insoluble. La fibra, además de ayudar a limpiar la sangre, ayudan a reducir el colesterol y ayudan también a fortalecer la salud de tu tracto digestivo.

Aparte de la prevención del cáncer y de la salud gastrointestinal, el jugo de noni mejora tu sensación de bienestar. Tiene un alto contenido de ácidos grasos, que ayudan a mantener nuestra piel y a que nuestros vasos sanguíneos se mantengan en buen estado. Contiene también selenio, que es un anti-oxidante. Otra sustancia que contiene el noni y que nos ayuda a mantener la sensación de bienestar es la escopoletina. Para terminar, el terpeno ayuda a nuestro cuerpo a restaurar nuestras células y a eliminar toxinas.

La mejor manera de consumir la fruta noni es cruda, ya sea en jugo o seca. Aunque si se mezcla con otras frutas o si se le añade azúcar puede que sea más apetecible, esas combinaciones hacen que se cancelen los beneficios que aporta la fruta. Decimos esto porque tanto el olor como el sabor de la fruta noni son….intensos. Pero los beneficios que aporta, hacen que esté más que justificado el esfuerzo de hacer tripas corazón a la hora de ingerirla.

RAIZ DE MACA

Puede que hayas oído hablar de la maca estos últimos años, se trata de una raíz de los Andes que crece en Perú y Bolivia y que se encuentra llena de vitaminas y minerales. La Maca es impresionantemente útil a la hora de combatir el estrés. Puede aumentar tu energía sin el nerviosismo asociado a la cafeína, y puede tener un efecto positivo en el equilibrio hormonal.

El sabor de la maca es bastante placentero, y se encuentra disponible frecuentemente en forma de polvo. Los que usan regularmente polvo de maca – añadiéndolo en yogures o smoothies por ejemplo – aseguran tener más energía, aguante y vigor a lo largo del día.

La maca también ayuda a mejorar la fertilidad. Muchas mujeres tienen problemas de desequilibrios hormonales. Sus niveles de estrógenos son o demasiado altos o demasiado bajos, lo que puede causar que la fertilidad sea un problema, además e que puede afectar a tu estado de ánimo, causando que estés más ansioso o incluso deprimido. Se cree que la maca ayuda a controlar la producción de estrógenos en las mujeres, y en los hombres se ha demostrado que mejora la producción de espermatozoides, en movilidad y volumen – ambos componentes cruciales en la mejora de la fertilidad.

Con un altísimo contenido en calcio, vitaminas B1, B2, C y E, la maca es también una gran fuente de magnesio, potasio, cobre, zinc, manganeso, fósforo, selenio, sulfuro, sodio, hierro y fitonutrientes. Se ha demostrado también que aumenta los niveles de glutatión en el cuerpo, ayudando a mejorar el sistema inmune y la resistencia a las enfermedades.

LA BAYA DEL SAÚCO

Puede que hayas oído hablar de la flor del saúco. Pero lo que realmente nos interesa aquí no es ya la planta sino su baya. La fruta del saúco tiene un sabor muy punzante, aunque con un toque dulzón, pero está repleta de vitaminas y nutrientes que le otorgan es estatus de “súper alimento”.

Una sola ración de baya del saúco contiene casi la mitad de las necesidades diarias que nuestro cuerpo tiene de fibra. La fibra ayuda en la salud gastrointestinal, ayudando a combatir el restreñimiento y el exceso de gases. La fibra también colabora en la eliminación del exceso de colesterol en nuestro cuerpo, ayudando a mejorar la salud cardiovascular.

Las bayas del saúco se encuentran también cargadas de compuestos anti-inflamatorios que ayudan a disminuir el dolor en las articulaciones y el dolor causado por inflamaciones, mientras que sus altos niveles de minerales esenciales fortalecen los huesos y el crecimiento de tejido óseo. Los bioflavonoides presentes en la baya del saúco aumenta el sistema inmune aumentando los niveles de antioxidantes.

En un nivel mucho más práctico – hay estudios que han mostrado que la baya del saúco cuenta además de con propiedades antivirales, también con propiedades que aumentan el sistema inmune para ayudar a aliviar los síntomas y a traer alivio.

Una importante advertencia – hay pocas especies de la baya del saúco que son comestibles. ¡No cojas bayas del saúco! La mayoría de las bayas y tras plantas crudas son venenosas. Asegúrate de que la persona que te lo proporciona tenga alguna licencia y que provienen de una fuente de confianza. Y si tienes problemas con los riñones, ni te acerques a las bayas del saúco, tienen propiedades diuréticas y puede empeorar tu condición.